business catalog article new catalog business opportunities finance catalog deposites money catalog making art loan catalog deposits making catalog your home good income catalog outcome issue medicine catalog drugs market catalog money trends self catalog roof repairing market catalog online secure catalog skin tools wedding catalog jewellery newspaper catalog for magazine geo catalog places business catalog design Car catalog and Jips production catalog business ladies catalog cosmetics sector sport catalog and fat burn vat catalog insurance price fitness catalog catalog furniture catalog at home which catalog insurance firms new catalog devoloping technology healthy catalog nutrition dress catalog up company catalog income insurance catalog and life dream catalog home create catalog new business individual catalog loan form cooking catalog ingredients which catalog firms is good choosing catalog most efficient business comment catalog on goods technology catalog business secret catalog of business company catalog redirects credits catalog in business guide catalog for business cheap catalog insurance tips selling catalog abroad protein catalog diets improve catalog your home security catalog importance

May 2013 Archives

  ¿Hasta cuando va a seguir esta sociedad anestesiada bajo el poder de los ineptos que nos gobiernan?. Aunque cada vez tengo más dudas sobre su ineptitud y pienso que más bien se trata de una pandilla de listos y espabilados.
  El aire resulta cada vez más irrespirable. La última tendencia que se impone desde Bruselas es la confirmación de la obviedad que muchos veníamos denunciando desde hace tiempo: Las medidas de austeridad no están dando los frutos esperados; por ellos, por supuesto, porque el acúmulo de malas noticias y pésimas cifras económicas había sido predicho por muchos economistas que no viven del pesebre europeo. El paro aumenta, el déficit se mantiene en cifras elevadísimas, la economía decrece  (crecimiento negativo lo llaman ellos) a pasos terroríficos, cada vez se destruyen más y más empresas, se recortan todo tipo de derechos sociales y laborales.....y no vemos la salida de esta crisis, que según las versiones oficiales desde hace varios años va a tener lugar siempre "el año que viene".

114536-944-550.jpg
  Si incluso nuestro "plasmado" Presidente Rajoy, uno de los más entusiastas defensores de las tesis pro austeridad, ha venido a confirmar que algo no se debe de estar haciendo bien cuando los resultados obtenidos no son los esperados.  
  Sin embargo el asombro de cualquier persona capaz de sumar dos más dos correctamente es mayúsculo, cuando tras verificar la inutilidad de las medidas de austeridad, la solución propuesta es....más austeridad....Increíble. La última ha sido la reciente propuesta de Bruselas de dar una vuelta de tuerca más a nuestra exitosa reforma laboral, reducir las pensiones y aumentar el IVA. Y se han quedado tan panchos, nadie presenta su dimisión, ni reconoce su manifiesta incapacidad para gobernar este barco....

Protestas-medidas.jpg
  O ¿es que acaso los que nos gobiernan están precisamente buscando este efecto?. Muchas veces tengo esta sospecha, que me parece más verosímil que asumir un grado de inutilidad tan superlativo en nuestros dirigentes....
  Al fin y al cabo, gracias a las medidas de austeridad y a la crisis económica unos pocos se están beneficiando hasta límites intolerables. Tanto se benefician que pueden incluso comprarse a los gobernantes......



LA TERRIBLE IRRESPONSABILIDAD DE LA REFORMA EDUCATIVA

| No Comments

  Independientemente de todas y cada una de las críticas que ha recibido la polémica reforma educativa impulsada por nuestro amadísimo ministro Wert (y con las que estoy absolutamente de acuerdo), hay un factor que considero mucho más importante y sobre el que apenas se está discutiendo en esta mediatizada sociedad.

  De aprobarse esta polémica ley que tan solo cuenta con el apoyo del PP y de los sectores más reaccionarios de la iglesia católica; además de con la oposición de todos los demás, lo que parece claro que va a suceder de nuevo es que en la próxima legislatura, y si otra desafortunada mayoría absoluta del PP no lo impide, es que la ley será derogada y una nueva reforma educativa se implantará entonces. Esto no puede seguir así; ni esto ni muchas otras cosas importantes en nuestra sociedad.

PNV-reforma-Wert-respeto-tratamiento_EDIIMA20121208_0067_4.jpg

  Hay cuestiones de vital importancia para una sociedad, como son la educación, la sanidad, las pensiones, etc que no pueden estar sometidas a los pendulares vaivenes de la alternancia política en el poder. Es decir, resulta de una irresponsabilidad inaudita que un gobierno apruebe una reforma educativa que va a ser derogada y modificada en la siguiente legislatura. Esto no es un país ni medio serio.

  Resulta imprescindible que estos grandes temas cuenten con una apoyo parlamentario inmensamente mayoritario, por ejemplo de las tres cuartas partes del parlamento, para poder modificar estos grandes ejes de la estrategia como país, y que no nos veamos arrastrados a estúpidos movimientos pendulares con cada cambio de gobierno, que al final tan solo consiguen convertirnos en un país débil y sin un atisbo de seriedad.

LA CORRUPCIÓN NOS HA SOBREPASADO...

| No Comments

  Nos están derrotando, y con contundencia; pero claro, tenemos todas las de perder. Una avalancha de corrupciones, mentiras, recortes y demás tropelías inunda cada día los noticiarios. No da tiempo a digerir la indignación de un escándalo cuando el siguiente ha saltado a la palestra y reclama poderosamente nuestra atención. No da tiempo a que analicemos detenidamente los detalles y apenas nos quedamos con un vistazo apresurado de la realidad. Mientras, los ladrones cuentan los billetes en sus guaridas sin que tengamos defensa alguna.

  Están tapando una mierda con otra mayor y el hedor ya espanta hasta a las moscas. Los medios de comunicación, propiedad de algunos de los principales beneficiarios del sistema, nos trocean la realidad en capítulos para mantener sus cifras de ventas y de audiencia. De ese modo logran el hastío de la población, que no tiene opciones de defenderse de todos y cada uno de los mordiscos que están dando al pastel común.

  Si hasta un tipo ejemplar como Carlos Fabra se permitió llamar sinvergüenza a Bárcenas.

Corrupcion.jpg   La corrupción es sistémica, y no se arregla con pequeñas chapucillas. El veneno corre por todas y cada una de las arterias de la vida pública, por tanto preocuparnos por la vía de entrada es absurdo; el tratamiento ha de ser radical.

  No basta con elegir a otros políticos, ni a otros dirigentes, ni a otros banqueros. Debemos empezar por cada uno de nosotros porque al fin y al cabo nuestros dirigentes son una proyección de lo que somos como sociedad. No es posible que una clase gobernante como la que padecemos provenga de una sociedad de individuos ejemplarmente honestos.

  Todos somos corruptos hasta donde podemos; y mientras no modifiquemos esa realidad, cualquier cambio en la cúpula de la sociedad está abocado al más estrepitoso de los fracasos. 

  Recientemente tuve una conversación con un buen amigo y ello me ha hecho reflexionar y ordenar un poco mis ideas acerca de dicha cuestión. El tema a debatir era la iniciativa individual como motor de cualquier desarrollo económico y social.
  Este papel es absolutamente indiscutible, de hecho tenemos un ejemplo en la historia que ilustra perfectamente qué sucede cuando la iniciativa individual es abolida desde el poder político: Fueron los regímenes comunistas en el siglo XX. En estos sistemas se consiguió la terrible perversión de que para el individuo carecía de importancia realizar el trabajo correcta o incorrectamente, todas las iniciativas partían de una planificación económica que controlaba todos y cada uno de los aspectos del proceso productivo. El resultado era obvio: la catástrofe. 
  Los países del Este del muro de Berlín se hundieron, entre otros, porque la iniciativa individual fue eliminada, la ausencia de estímulo para la mejoría y el progreso provocan la paralización completa de la sociedad y de cada uno de sus individuos. Mortal por naturaleza.

Parade_Moscow.jpg
  Esta obviedad fue aprovechada por algunos ideólogos interesados a finales de los años 80 para elevar a los altares de la infalibilidad a la iniciativa individual y establecer una religión económica en la que se adoraba a los dioses libre mercado, a la ley de oferta y demanda; y a la libre competencia. Para lograr sus objetivos, el principal obstáculo lo constituían las regulaciones de los diferentes estados, que limitaban y regulaban este tipo de actividades en los países al oeste del muro de Berlín.
  De este modo se estableció la corriente ideológica económica que predominó a finales del siglo XX y comienzos del XXI. En resumen, nos vinieron a explicar que el libre mercado, la libre competencia y la ausencia de control regulador (cuanto menos estado, mejor), como máximas expresiones de la iniciativa individual, lograrían crecimientos económicos perdurables y garantizados.  A todo esto se le han dado diversos nombres, quizá el más habitual sea el de neoliberalismo.
  Al principio, las cosas empezaron a ir razonablemente bien. Los balances de cuentas cuadraban y las economías crecían con aparente salud . Por tanto, muchas de las regulaciones que mantenían los mercados financieros bajo un cierto control fueron poco a poco eliminadas. Los ideólogos y ejecutores políticos de todo esto estaban demasiado cerca de los principales beneficiarios de la ausencia de regulación.
  Como parte de este proceso de desmantelamiento de las instituciones públicas se procedió a una sistemática descalificación de todo lo que supusiese control o gestión pública. En más de una ocasión he tenido la sospecha de que las nefastas gestiones que se han realizado de lo público han sido totalmente premeditadas con el único objetivo de desprestigiarlas y conducirlas al fracaso.

20101216105039-privatizaciones-elroto.gif
  La teoría de todo esto parecía funcionar, de hecho, el papel lo soporta casi todo. Sin embargo, pronto empezamos a descubrir goteras y defectos en el sistema neoliberal. Por ejemplo, nos dijeron que la libre competencia entre empresas lograría mejoras indudables en la calidad de los servicios prestados y reducción de los precios; esto que parece tener una lógica aplastante demostró ser una terrible falacia. Por un lado, las grandes compañías pactaron de manera ilícita los precios, constituyendo enormes oligopolios en los que la competencia desaparecía por completo, y que solo se manifestaba en una reducción de los salarios de sus trabajadores con el fin de lograr mejores balances de sus cuentas. Estas reducciones de salarios produjeron una reducción dramática en la capacidad adquisitiva de los trabajadores, que se veían incapaces de comprar los productos que ofrecían otras compañías, a lo que las empresas respondieron con mayores bajadas de salarios (moderación salarial, lo llaman), estableciéndose así un peligroso círculo vicioso en el que aún estamos inmersos y del que parece que no sabemos salir.
  La ausencia de un poder regulador que fomentase la adecuada competencia entre las grandes compañías (impulsada desde las mismas) incentivó aún más estas actividades empresariales, evidentemente abusivas.

410.jpg
  Pero las cosas fueron incluso más lejos cuando allá por 2007 se desencadenó la enésima crisis financiera del sistema. Numerosos bancos y otras entidades financieras recolectaron los frutos de sus terribles políticas en las que se primaron exclusivamente los resultados a corto plazo sin que se establecieran políticas de desarrollo a medio y largo plazo, en forma de estrepitosas bancarrotas. Se demostraba una vez más como la iniciativa individual transformada en este caso en una libre competencia y en la glorificación del libre mercado sin control ni regularización estaba abocada al fracaso.
  Pero cuando vinieron mal dadas, los grandes paladines del neoliberalismo y del libre mercado rectificaron sus argumentos 180º, y reclamaron el rescate de sus compañías arruinadas por los estados y con el dinero público que tanto denostaron en el pasado reciente. Lo que se dio en llamar la privatización de los beneficios y la socialización de las pérdidas. La inmensa mayoría de políticos optaron por ponerse del lado de los poderosos. Fueron y están siendo generosamente recompensados por ello. Es decir, se inyectaron gigantescas cantidades de dinero en el sistema financiero arruinado, nadie asumió responsabilidades y en cuanto la tormenta pasó un poco, los grandes magnates (casi escribo mangantes) del poder financiero se lanzaron de nuevo con furia contra lo público. El precio que pagó la sociedad ha sido inmenso en forma de enormes reducciones salariales, terribles recortes en derechos sociales y laborales, graves detrioros de los sistemas públicos de educación, sanidad y justicia, etc, etc.
  Como algún "sabio" propuso en su momento, se "suspendió" el capitalismo durante un tiempo. Es decir, cuando el sistema debió afrontar sus propias responsabilidades no lo hizo; y quienes tuvimos que salvar a todos estos privilegiados dueños de compañías, altos ejecutivos y miembros de consejos de administración, fuimos los ciudadanos de a pie. Una situación a todas luces injusta. Si lo que quieres es libre mercado, iniciativa particular y ley de oferta y demanda, hay que afrontar las consecuencias de tus nefastas gestiones en forma de ruina. Pero ellos no lo hicieron, y la cuenta corrió a nuestro cargo.
  Y en esas estamos sin que casi nadie porponga una eficaz rectificación del actual estado de cosas. 
 
crisis-global.jpg  Personalmente, creo que el modelo económico debe situarse a medio camino entre lo que constituía el absurdo sistema de planificación absoluta de los regímenes comunistas y la ausencia de regulación que padecemos en occidente en la actualidad. Ambos sistemas han demostrado ser un fracaso.
  La alternativa que parece más razonable es un sistema capitalista con una adecuada regulación pública, es más, probablemente un potente sector público, alejado del actual sistema funcionarial, que actuase como contrapeso en los principales sectores económicos, sería una de las mejores maneras de mantener unas buenas condiciones sociales y laborales a modo de competencia con las entidades privadas. Las grandes compañías han demostrado su ineficacia para una adecuada planificación de sus actividades a medio y largo plazo; no es una crítica, pues éllas hacen lo que deben hacer: lograr el máximo beneficio en el menor tiempo posible; es como si pensáramos que los leones son malos por matar animales: hacen lo que tienen que hacer.
  Dejarlo todo en manos privadas suponiendo que el libre mercado optará por las acciones más benficiosas a medio y largo plazo es una ingenuidad incompatible con la realidad, tal y como nos ha demostrado la actual crisis.
  Lo auténticamente complicado de esta solución, es que hacen falta políticos capaces, honrados y alejados de los focos de poder económico actual.....Pero esta dificultad no debe hacernos rechazar esta opción sino exigir a nuestros cargos electos una línea de actuación que persiga el bien común.

About this Archive

This page is an archive of entries from May 2013 listed from newest to oldest.

April 2013 is the previous archive.

June 2013 is the next archive.

Find recent content on the main index or look in the archives to find all content.

Categories

Pages